Medidas por la crisis sanitaria COVID-19 en la ECAM
Saltear al contenido principal

4.

La cámara es mejor que el ojo

Guía didáctica El documental / la no ficción 16

Cámara

El hombre de la cámara
Dziga Vertov, 1929

Película dirigida por Vertov, fotografiada por su hermano (Mijail Kaufman) y editada por su esposa (Yelizaveta Svílova) se puede considerar una sinfonía urbana pero es visionaria y adelantada a su tiempo porque introduce todo tipo de trucos, efectos y distorsiones. Experimenta con todas las posibilidades de la fotografía y el montaje. Cámara lenta, cámara rápida, ángulos imposibles, deformaciones, reflejos y sobreimpresiones, metáforas visuales… Es la primera película que se niega a tener cartelas explicativas. Las imágenes debían hablar solas.

La película está tan llena de descubrimientos que su influencia afectará a varias generaciones posteriores. El videoclip o la publicidad utilizan muchas de sus invenciones formales y rítmicas.

Enlace de visionado

Al mismo tiempo que Flaherty rodaba durante un año a Nanook, en Rusia el cineasta Dziga Vertov entendió, casi como un visionario, toda la potencialidad del medio cinematográfico.
Fue él quien predijo que en el futuro habrá cámaras más pequeñas que permitirán retransmitir el mundo en directo, cada vez habrá más imágenes generadas por multitud de individuos y grupos sociales.

Vertov no solo estaba vaticinando la llegada del televisor, de las cámaras en los móviles o de los realitys, sino que también se dio cuenta de que esto era una manera de implantar mensajes, de cambiar conciencias, de revolucionar a toda una sociedad. Si el cine era un espectáculo de masas, cualquier mensaje iba a llegar de manera automática a esa masa.

También descubrió que el ojo humano puede registrar un plano de apenas dos fotogramas. Ello suponía la posibilidad de montar fragmentos diminutos desafiando por un lado, el tiempo ¿por qué las historias tenían que ser lineales?, ¿por qué no alterarlas?; y por otro, los mensajes, ¿qué sucede si pongo un plano distinto en mitad de otros dos iguales? También estaba vaticinando las imágenes subliminales. El cine también podía ser un arma peligrosa.

En resumen, Vertov buscaba mostrar lo invisible para el ojo humano, otro punto de vista, otra manera de ver las cosas. También quería retorcer el lenguaje: empleaba perspectivas y ángulos imposibles, repetía escenas una detrás de otra, montaba la misma acción que había grabado desde varios puntos de vista al mismo tiempo…

Guía didáctica El documental / la no ficción 17

Subido aLa cámara es mejor que el ojo
Subido aLa cámara es mejor que el ojo
La cámara es mejor que el ojo

La idea de Vertov de que el cine puede ser solo experimentación formal será recogida por el cine experimental, que dedica obras a aspectos como el color, la textura, el ritmo…

Las revoluciones del cine 2

La segunda revolución que provocó el cine tuvo que ver con el tiempo: era un juguete que podía modificar el mundo en su escala, aspecto y temporalidad. Con el cine llegaba un medio con el que interrumpir, explorar, detener el tiempo. Entre otras muchas aplicaciones artísticas, esto motivó el surgimiento de películas científicas que favorecerían muchos avances y que también son, en un grado menor, consideradas un subgénero del documental.

¿Es una transmisión deportiva un espectáculo perfecto?

Si pensamos detenidamente las características que definían el cine para Vertov, y le sumamos la supuesta no intervención de los puristas del documental que criticaban a Flaherty por preparar escenas y manipular la realidad, ¿no tenemos como resultado una retransmisión deportiva? Analicemos las herramientas empleadas en un partido de fútbol televisado:

  • Es un registro en riguroso directo.
  • Nos da varios puntos de vista y en distintos tamaños de plano.
  • Juegos con el tiempo: flashbacks, cámara lenta, cámara rápida, imagen congelada, uso de la voz en off o el comentario.
  • El texto sobre la imagen nos aporta datos e información.
  • Nos da el campo y su contracampo.
  • Además, consigue algo que suele impacientar al espectador medio: aniquila el tiempo muerto, no hay esperas.
Pie de página
Volver arriba