Saltear al contenido principal
Icono – Noticias – ECAM

ACTUALIDAD

Nuestras noticias y eventos
«La adaptación al largo de «Madre» será un drama romántico intimista» Entrevista con Rodrigo Sorogoyen #alumniECAM
R_Sorogoyen

Rodrigo Sorogoyen debería comprar lotería de Navidad. Y tú deberías frotar tu décimo contra Sorogoyen porque está en racha. El Reino (2018), su última película, es la clara favorita en los Goya 2019 con 13 nominaciones, dos de ellas por su trabajo como director y guionista. Además, esta semana hemos conocido la feliz noticia de que Madre (2017), el corto con el que se llevó una estatuilla en la pasada edición de los Goya, ha sido preseleccionado como Mejor Cortometraje de Ficción en los Oscar 2019. Este es el broche de oro para una carrera imparable por festivales nacionales e internacionales, cuya distribución se ha gestionado desde ECAM Distribución. Y es que la carrera de Sorogoyen ha estado ligada a la ECAM desde sus inicios. Dentro de sus aulas conoció a Isabel Peña, su mayor cómplice y coguionista de todos sus largometrajes. Y su debut, Stockholm (2013), fue la primera película en beneficiarse del programa Open ECAM. Aprovechando su visita a los #MartesECAM, le secuestramos por los pasillos de la escuela para preguntarle sobre el éxito de El Reino, sobre su experiencia en la escuela y sobre sus proyectos más inmediatos.

El Reino se estrenó mundialmente en la pasada edición del Toronto Film Festival ¿Crees que fuera de nuestras fronteras entienden cómo funciona la corrupción política de nuestro país?

Si esta pregunta me la hubieses hecho antes de ir a Toronto, podría haber tenido mis dudas aunque mi intuición me decía que era una historia universal. La película no habla de la corrupción en España sino de la corrupción, humana y política. Y corrupción la hay en todos lados. Puede que allí a lo mejor se les escapasen ciertos chascarrillos pero sí que tuvimos una gran acogida en el festival.

¿Es España un país corrupto per se? ¿La picaresca es corrupción a pequeña escala?

Solo por la referencia literaria se tiende a pensar que la picaresca es española pero la picaresca procede del catolicismo. La religión nos ha enseñado que solo tienes que confesarte para estar perdonado, no hay un castigo. Los países del norte tienen un sentido del rigor y de la virtud muy férreos, que por supuesto admiro. Pero en los países latinos sabemos divertirnos mucho más, quizás por esa ausencia de culpa.

¿Cuándo escribíais la película pensabais que la corrupción acabaría teniendo un castigo real en España?

Empezamos a escribir motivados por la indignación pero aún seguimos indignados. Es cierto que han mejorado algo las cosas pero el sistema sigue estando corrupto. La moción de censura ha sido un tirón de orejas, nada más. Sigue habiendo mucha más gente culpable en cargos públicos que en las cárceles.

¿Por qué en El Reino no aparecen siglas ni ideologías cuando todos los espectadores asociamos al protagonista a un determinado partido?

Es uno de los primeros problemas al que nos enfrentábamos. No voy a negar que en un principio sentimos presión porque nunca sabes hasta dónde puede llegar el gran hermano. Pero ese miedo también nos hizo llegar a la conclusión de que si hubiésemos usado siglas, habrían canibalizado la historia. No queríamos hacer una película sobre la trama Gürtel sino un thriller con un ritmo endiablado que además denunciase la corrupción en el sistema político de nuestro país.

Isabel Peña y tú hacéis un tándem casi indivisible desde que fuisteis compañeros en la ECAM ¿Qué os ha llevado a trabajar tanto juntos?

Nos encanta trabajar juntos y encima lo que hacemos, gusta. Sabemos que hacemos muy buen equipo. No niego que algún día me encantaría enfrentarme al reto de escribir solo pero ahora no me veo capacitado. Aunque yo suela tener las ideas, Isabel suele poner el orden en ellas. Nos es mucho más sencillo y enriquecedor escribir a cuatro manos porque aprendemos muchísimo el uno del otro.

También has trabajado desde tu primera película con el director de fotografía y alumni ECAM Alejandro de Pablo ¿Sueles repetir equipo en tus rodajes?

Lo cierto es que con Álex (de Pablo) nunca tuve mucho contacto en la ECAM pero un amigo de clase me lo recomendó cuando empecé a montar Stockholm. Estuve encantado con su trabajo, tanto en lo profesional como en lo personal así que he decidido siempre contar con él. No es algo que ocurra por norma pero sí que hay unos cuantos profesionales con los que me siento cómodo y me gusta repetir como con María Ferrer Fernández (mi ayudante de dirección), Alberto del Campo (montador), Olivier Arson (compositor) o con Roberto Fernández (sonidista y también de la ECAM)

Madre ha sido preseleccionado en los Oscar como Mejor Cortometraje de Ficción y tu nuevo proyecto es su adaptación al largo. Cuéntanos cómo surgió la idea ¿Viste potencial en la historia y decidiste alargarla? ¿O pensaste en el corto como un prólogo del largo?

Un poco ambas cosas. Cuando lo escribí sabía que iba a ser un corto y que quería rodarlo. Pero también le decía a todo el mundo que sería una muy buena primera escena de una película. Como el final era abierto, pensé en unas cuantas ideas sobre cómo podría continuar la historia. Se las comenté a Isa (Peña) y nos pusimos a trabajar en un guion que fue mutando a un género completamente opuesto al del corto. No quiero desvelar mucho pero Madre (2019) será una drama romántico intimista. Acabamos el rodaje hace unas semanas y estoy muy ilusionado con este proyecto. Será el segundo largometraje de Caballo, mi productora, y contamos con el apoyo de Arcadia Films y de una coproducción francesa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba