Saltear al contenido principal
Icono – Noticias – ECAM

ACTUALIDAD

Nuestras noticias y eventos

Nèstor Costa #RecomiendaAlaECAM películas sobre transexualidad

tangerine

 

Nèstor Costa es alumno de la ECAM de 1º de Curso Común. Aunque está graduado en Comunicación Audiovisual por la Universitat de València, su pasión y dedicación por el cine hicieron que se trasladase a la capital para perseguir su sueño de ser cineasta y futuro director de fotografía. Ha trabajado en el cortometraje Primeros besos (Susana González y Tomás Longato, 2017), que obtuvo en la pasada edición del Cinema Jove de València el premio ‘LA AVENTURA DEL SABER’, del programa educativo de La 2 de TVE al mejor trabajo realizado dentro del ámbito educativo.


Cuando hablamos de cine LGBTI+ solemos asociarlo, habitualmente, a aquellas historias en las que las relaciones amorosas se dan entre personas del mismo sexo. En cambio, siempre encontramos un vacío legal cuando hablamos de transexualidad en el cine o incluso dentro del propio colectivo. Uno de los paradigmas más claros al respecto es la falta de visibilidad de la comunidad trans dentro del mundo audiovisual. Por suerte, en los últimos años se ha tratado de involucrar más a esta parte fundamental del colectivo en trabajos que además están teniendo reconocimiento internacional.

Quiero empezar mi lista de recomendaciones por la que puede ser la primera película de temática trans que vi en mi vida. Lo mejor de todo es que esta obra forma parte de la maravillosa época del Cine de destape que se vivió en este país. Estoy hablando de la muy avanzada a su época Cambio de Sexo, dirigida en 1977 por Vicente Aranda. En esta película vemos a una jovencísima Victoria Abril y una despampanante Bibiana Fernández que nos cuentan la historia de un joven que descubre su auténtica identidad en la plena revolución ideológica que vivió la España de finales de los setenta. Para que luego digan que España no estuvo a la vanguardia de los derechos LGBTI+ en su época, y más en los tiempos que corren.

Otro título interesante que sigue la misma ruta que la anterior es The Danish Girl (2015) de Tom Hooper. La cinta estrenada en 2015 nos habla de la vida de Lili Elbe, pintora danesa y pionera al ser la primera mujer transgénero en someterse a una cirugía de reasignación de sexo. Cierto es que dicha película recibió cierta polémica por sus inexactitudes a la hora de recrear los hechos, además de recibir varias quejas por parte del colectivo trans por no contar en el elenco principal con actrices trans para la interpretación del personaje protagonista. Aún así, esta cinta la considero de visionado obligatorio por la increíble recreación de los espacios y personajes, además de las espléndidas actuaciones que nos brindaron Alicia Vikander y Eddie Redmayne.

¿Alguna vez os habéis preguntado si es posible grabar una película enteramente con la cámara de vuestro móvil? Sean Baker demostró en 2015 que esto era posible con uno de sus trabajos más arriesgados: Tangerine (2015). En este film podemos ver la cantidad de enredos y giros inesperados que pueden ocurrir en la víspera de Navidad cuando dos prostitutas transexuales salen a la búsqueda del novio de una de ellas al enterarse de que este le ha sido infiel. La cinta de Baker nos hace un retrato de lo que la sociedad entiende por transexualidad y el decadente estilo de vida que sufre gran parte de este colectivo en los barrios menos desfavorecidos.

Adentrándonos en el cine latinoamericano es esencial hablar de la ganadora de un Oscar a la mejor película en habla no inglesa Una mujer fantástica (2017), de Sebastián Lelio. Fiel representación de lo que implica ser transexual en un país como Chile, se nos presenta la cruda historia de Marina, una mujer trans que lucha por sus derechos y su libertad de expresión ante las acusaciones de ser una aberración andante en la actual Latinoamérica. La puesta en escena de este film le valió además el premio Goya a mejor película Hispanoamericana, un auténtico canto a la libertad, al amor y lo que en sí es Marina, una mujer fantástica.

Pero no todo va a ser drama. Sin duda, una de mis películas favoritas del género, y todo un clásico del género, es The Adventures of Priscilla, Queen of the Desert (1994), de Stephan Elliot. Este entrañable y alocado relato nos cuentan la historia de tres Drag Queens que emprenden su gira por la profunda Australia ofreciendo a su público su maravilloso show de variedades. Cierto es que en este film no vemos una visión de la transexualidad tan marcada como en las anteriores cintas. Sin embargo, encontramos en personaje de Bernadette, única transexual del elenco de artistas y miembro más sabio del grupo. Sin duda alguna, una delicia para los sentidos para aquellos días en los que te apetece un cóctel de humor, ABBA, Gloria Gaynor y mucho, mucho brilli brilli.

Recientemente el cine europeo nos ha dado relatos LGTBI+ bastante notables y con una visión de la sociedad actual que cada vez vivimos a ritmo frenético. Aquí encontramos dos obras que tratan la transexualidad de una manera tan realista y natural como lo son Tomboy (2011), de Céline Sciamma, y la reciente Girl (2018), de Lukas Dhont. Ambos relatos podríamos relacionarnos en cómo la transexualidad y búsqueda de la propia identidad se muestra en los individuos que la viven. En el primer caso, con Tomboy encontramos lo que es no identificarte con tu género en una edad tan temprana como es la infancia, mientras que con Girl nos adentramos en pleno proceso de transformación en la adolescencia y la impaciencia que supone no tener aún el cuerpo que siempre has deseado tener. Como remate final, y volviendo al continente americano, no podemos irnos sin hablar de Laurence Anyways (2012), la obra de Xavier Dolan que podríamos incluir en la búsqueda de identidad ya adentrados en la edad adulta y las consecuencias que supone ello.

Sin querer alárgame más, dejo como ‘bonus track’ el film documental de Jennie Livingston Paris Is Burning (1990). En esta pieza se nos muestra el germen de las primeras concentraciones del colectivo LGTBI+ en la Nueva York de los años 80. Retrato de las ‘Houses’ del barrio de Harlem, donde la comunidad trans formó parte para la libre expresión y como lugar a salvo de la aún estancada sociedad a la que pertenecían. Mediante una serie de testimonios de gran parte de sus miembros más significativos, este fenómeno sirvió de referente para la creación de otros productos audiovisuales como la aclamada serie de televisión Pose (2018- Actualidad), o el origen del actual reality show RuPaul’s Drag Race (2009 – Actualidad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba