Saltear al contenido principal
Icono – Noticias – ECAM

ACTUALIDAD

Nuestras noticias y eventos
#ElMesDe…Richard Linklater
boyhood

Si marzo ha sido #ElMesDe Andrea Arnold en la ECAM, Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid con las proyecciones de American Honey (2016) y Drugstore Cowboy (1989), el mes de abril se lo dedicaremos a uno de los directores americanos más relevantes de la actualidad: Richard Linklater.

El nombre de Linklater empezó a sonar fuerte el mismo año que el festival de Sundance comenzó a llamarse así. Fue en 1991 cuando en el entonces US Film Festival de Utah se estrenó una película pequeña de un director hasta entonces no muy conocido. Se trataba de Slacker (1991), una cinta en la que el mismo realizador se paseaba con su cámara por Austin topándose con una variopinta fauna de personajes que divagaban sobre lo humano y lo divino. Eran los tiempos de las videograbaciones caseras y la capacidad de Linklater para hacer cine de autor con escasísimos medios sirvió de empujón para otros directores como Kevin Smith, que ha confesado en muchas ocasiones que sin Slacker nunca habría existido Clerks (1994). El carácter experimental de Slacker fue también determinante para la creación de una de sus obras más singulares: Waking Life (2001). Linklater cree que en el cine como un arte con un poder de reinvención ilimitado y esta mezcla de animación con actores reales fue la plataforma ideal para dar cobijo a un puñado de escenas, en las que algunos personajes que ya aparecían en Slacker, se hacían preguntas sobre la vida, la realidad, el sueño o el destino. Encantado con el resultado estético de esta propuesta, decidió retomar este tipo de animación para su primera película de ciencia-ficción, A scanner darkly (2006)

 

Volviendo a sus primeras obras, Movida del 76 (1993) podría considerarse su primera película no-amateur. Aquí Linklater ya contaba con un presupuesto más holgado y el reparto estaba lleno de caras que por entonces no eran muy conocidas pero que ahora son verdaderas estrellas (Matthew McConaughey, Renée Zellweger, Ben Affleck o Milla Jovovich). Pieza de culto para muchos de sus admiradores, en su momento fue comparada hasta la saciedad con American Graffiti (1973) por reflejar, a través de un reparto coral, el espíritu adolescente de una generación anterior. En 2016 estrenó la que denomina su secuela espiritual, Todos queremos algo, esta vez ambientada en los 80.

Tras Movida del 76, legó Antes de amanecer (1995), la película con la que Linklater se puso en el punto de mira de todos los cinéfilos. En esta primera parte de lo que posteriormente sería una trilogía, Jessie y Céline deambulan de noche por las calles de Viena mientras se conocen y se enamoran el uno del otro. Inspirado por una noche que pasó con una desconocida en Filadelfia, Linklater escribió esta película con la intención de llamar su atención y volver a reencontrarse con ella. Por eso en su segunda parte, Antes del atardecer (2004), Jesse escribía un libro sobre su experiencia con Céline para provocar una reunión con ella. Por desgracia, años más tarde Linklater conoció la triste noticia de que la chica con la que había estado obsesionado durante años, había fallecido unos meses antes de rodar Antes de amanecer. En 2013 le dedicó la tercera entrega de la saga, Antes del anochecer, quizá por eso la más oscura de todas. Aquí Jesse y Céline dejan de vivir la fantasía de un amor improbable para darse de bruces con las realidades de una relación estable y con hijos. Y es que dependiendo de la edad con la que veas cada una de estas películas, puedes sentirte identificado en mayor o menor medida con alguna de ellas. En esta trilogía se encuentra, juntos a largos travellings acompañados de sesudas conversaciones, uno de los rasgos más característicos de su cine: El sentimiento adolescente enfrentado al paso del tiempo.

Y por fin en Boyhood (2014), Linklater consigue plasmar ese dilema de forma histórica. Es cierto que ya existían precedentes como las películas de François Truffaut sobre el personaje de Antoine Doinel, al que vimos crecer desde Los 400 golpes (1959) hasta El amor en fuga (1979). Pero nunca antes un mismo largometraje se había rodado durante 12 años para reflejar el paso de la adolescencia hasta la madurez de su protagonista. Boyhood es la primera proyección de #ElMesDe Richard Linklater y podrás verla el martes 10 de abril a las 15.30 en el salón de actos de la ECAM. Además este pase será muy especial porque organizaremos un concurso de disfraces en el que podrá participar toda la escuela. Para ver cómo nos ha tratado a cada uno el paso del tiempo, os invitamos a que vayáis al pase disfrazados de vuestro yo del pasado. Os recomendamos ir acompañados de una foto del momento específico de vuestra vida del que vais vestidos, porque un jurado formado por Staff de la ECAM elegirá el mejor disfraz, que ganará una suscripción anual a Filmin. Aprovechad las vacaciones de Semana Santa para rebuscar en vuestros armarios porque hay un estupendo catálogo de cine en juego.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba